Mario Gómez abandona la disciplina del Bayern de Múnich y ficha por la Fiorentina