El Betis de Mel siempre ha puesto las cosas difíciles al Barça