Menos hablar, más sancionar