Mentira cochina en Supervivientes vuelca los pronósticos

Concursante pillado en estrategia incómoda para desprestigiar a otros personajes

Supervivientes prosigue con la recién lanzada nueva edición en la que los concursantes están registrando numerosos problemas en el día a día por factores externos. Que si coronavirus, que si condiciones climatológicas adversas, el caso es que no está siendo fácil. Y peor aun para uno de sus concursantes, pillado en una mentira totalmente premeditada.

Aunque el principal objetivo del programa sea, como su propio nombre indica, la mera superviviencia de los concursantes mediante la superación de pruebas en el día a día… la realidad es que al final, lo que atrae a la audiencia no es precisamente la capacidad para hacer fuego o encontrar agua.

Supervivientes

Al final lo que interesan son los chismorreos entre concursantes y lo que dicen otros famosos a través de las redes o en los debates que se producen en el plató del programa. Porque juntar a tanto famoso siempre hace que salten chispas. Con José Antonio Avilés y Antonio Pavón ya se presumía que habría muchos líos.

Antonio Pavón parecía acudir a la isla sin nada que perder. Según afirmó en sus inicios, no conocía a ningún participante. Pero poco tiempo después se ha destapado que mentía y que lo hacía de forma premeditada. Al tratarse de un programa donde llevarse bien con los demás es fundamental, la estrategia inicial estaba muy bien tirada.

Supervivientes

Sin embargo, el propio Antonio Pavón ha sido retratado por Antonio David. Y es que el padre de Rocío Flores sabe perfectamente que Antonio conocía a la familia previamente, por lo que todos se han rebelado contra el concursante, reduciendo drásticamente sus opciones en el concurso.

¿Quieres compartir la noticia?
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on facebook
Ultimas noticias en Elgodigital
Fichaje estelar del Getafe en la descomposición del Watford inglés
El Atlético apalabra fichajes de tronío para presionar al FC Barcelona
El relevo final de Semedo en el FC Barcelona es bastante peor