El equipo campeón estaría buscando la manera de hacerse con el piloto lo antes posible ante las diferencias con su número 1

La situación de Sebastian Vettel en la Fórmula 1 ha dado un giro que ni él mismo se imaginaba hasta poco menos de un año, cuando se le empezó a relacionar con un posible destino a Mercedes si finalmente en Ferrari no conseguían hacerle un coche a su medida, justo, rápido y veloz, cómo él quiere. Pero ahora la situación es bien distinta.

Porque si bien el cuatro veces campeón alemán no pilotará el próximo año uno de los coches rojos, tampoco se conoce a ciencia cierta si podría recalar en algún lugar, especialmente después de que Daniel Ricciardo ocupe el puesto de Sainz en McLaren y ahora suenen campanas muy cercanas de que Fernando Alonso podría asegurar su asiento en Renault.

Lewis Hamilton
Hamilton

Por lo tanto, no habría un coche lo suficientemente competitivo… hasta que aparece Mercedes, de nuevo. Así, es conocido que en la estructura alemana sienten una devoción por Sebastian, también si nos atenemos a que la dupla de la formación germana podría ser algo muy apetitoso para Wolff y el equipo. Además de que la cúpula directiva podría estar presionando para que se hagan con sus servicios.

Por lo que entre las diversas quinielas que se van conformando, surge la gran posibilidad de que sea el propio jefe de la escudería plateada el que le haga una proposición suculenta, teniendo en cuenta que el compañero de Hamilton, Bottas, tiene los días contados, presumiblemente buscando sitio en Alfa Romeo, si Raikkonen decide retirarse.

Una de las incógnitas sería ver en qué posición decide Vettel acudir a la llamada, si siendo el número 2 de Lewis Hamilton, o mostrándose con la capacidad necesaria para batirle, sobre todo sabiendo el extraordinario estado de forma del inglés con respecto al alemán, que anímicamente no pasa por uno de sus mejores momentos.