Sirviendo de emisario, Messi ha advertido a todos, superar la recta final de año es vital para sostener tanto la plantilla como el cuerpo técnico

Sencillo propiamente no ha resultado, Valverde ha tenido que pasar por las duras y las maduras y eso lo han dejado ver entre subidas y bajadas de rendimiento. Lo que aún le reconforta es la posición de privilegio que tiene en las dos tablas, pero con el calendario que tiene en frente la cosa ha empezado a preocupar de más. Recuperar el fútbol es el objetivo a corto plazo, y ese es el concepto que esperan les permita no pasar afugias de aquí a diciembre, cuando tengan al menos 6 choques de alta tensión en las dos competencias.

Mucho se han apegado al hecho de que han tenido que ganar cuando toca, pero en líneas generales el desempeño es flojo, mucho más flojo que en campañas anteriores. Y esta postura se bate entre dos alternativas, entre la reacción o la catástrofe, cosa que ya Messi como líder del grupo ha hecho saber incluso a su entrenador, Ernesto Valverde.

Lionel Messi

El triunfo ante el Celta de Vigo les ha mantenido en pie, permitiendo sostener el liderato en LaLiga, y dejando un poco de mejores sensaciones en lo que respecta a la intensidad de juego. Pero en Champions vienen de pasar ratos amargos, y ante un rival que propiamente complejo no es como el Slavia de Praga. La derrota contra Eibar ya había reflejado indicios, y la directiva propiamente relajada no está.

Valverde en la cuerda floja, los juegos ante el Dortmund y el maratón interno marcará su destino

Luego del parón FIFA se les viene un maratón de juegos de alta intensidad, comenzado por el Leganés el 23 de este mes, y pasando luego en casa ante el Borussia Dortmund 4 días más tarde. Ante los pepineros la situación se antoja bien compleja, y más que por el rendimiento del rival, por las malas referencias dejadas en lo que va de temporada del equipo jugando fuera de su terruño.

Y si eso es así, ni imaginar lo que se viene, Borussia encopetado tras darle vuelta al marcador ante el Inter. Este es un juego que no se puede perder, una derrota los deja heridos de muerte y con la necesidad de jugarse su clasificación en Italia frente los lombardos. Tras de ello se viene el Atlético en el Wanda, y luego se medirán ante el Mallorca en condición de visita.

Ernesto Valverde

Luego están: Real Sociedad en Anoeta, el clásico ante el Real Madrid y finalizando el Alavés en su campo. Son todos equipos que proponen un juego de presión, al que tanto le ha costado darle vuelta. Sea cual sea el panorama, están todos advertidos, pues más allá de la transición generacional que ha resultado buena con títulos de por medio la situación ahora es apretada. Todos necesitan su espacio para reflexionar y Messi ya lo ha detallado.