El astro argentino no ha tenido mucha suerte con sus compañeros de ataque

El FC Barcelona hubiera dado lo que fuera por haber tenido una pareja de atacantes tan efectiva como la que forman desde hace años Leo Messi y Luis Suárez. Sin embargo la realidad es que el astro argentino no ha tenido tantos compañeros de equipo que hayan rendido a su mejor con él en el campo, algo que muchas veces se ha achacado al propio jugador tal y como se está viendo con Griezmann.

De hecho se pueden contar con los dedos de una mano los atacantes que en realidad han mostrado su mejor versión junto a Messi. Uno de ellos es sin duda Neymar, que formó uno de los tridentes ofensivos más letales de la historia junto al argentino y Luis Suárez. La denominada MSN era el terror de todas las defensas y brilló hasta el día que el brasileño se marchó al PSG.

Leo Messi

Otro nombre que se nos viene a la cabeza es el de Pedro Rodríguez, pieza básica durante los nueve años que compartió delantera con Messi. Y no hay muchos más, por eso a continuación vamos a completar una larga lista sobre atacantes que llegaron o ascendieron del filial con grandes expectativas pero que no estuvieron a la altura de Leo Messi y terminaron marchándose por la puerta de atrás.

Zlatan Ibrahimovic

Tan solo un año en el FC Barcelona, en la etapa de Pep Guardiola. Sus números no fueron malos y de hecho terminó conquistando la Liga. Sin embargo las expectativas que creó con su fichaje fueron tan altas que sorprendió la poca complicidad que mostró sobre el terreno de juego junto a sus compañeros, sobre todo con el propio Messi.

Tenía la complicada tarea de hacer olvidar a Samuel Eto’o y en ningún caso lo consiguió. El delantero sueco ha tenido una gran carrera plagada de éxitos, pero también de polémicas que le han hecho ser uno de los jugadores más odiados del planeta. Pocos aficionados culés guardan grandes recuerdos de su etapa por el Camp Nou y desde luego Messi tampoco.

Paco Alcácer

30 millones de euros pagó el FC Barcelona al Valencia CF para hacerse con uno de los delanteros más prometedores del fútbol español. Llegaba para complementar a Luis Suárez en el ataque, sin embargo desde el primer momento se vio que no se sentía cómodo. En ningún momento logró conectar con los jugadores de ataque azulgranas, osea Messi y no brilló como se esperaba de él.

Fue traspasado unos años después al Borussia Dortmund, donde se hinchó a marcar goles hasta que los alemanes firmaron a Haaland el pasado mercado invernal. En ese momento el Dortmund lo puso en el mercado y el Villarreal CF no dudó en hacerse con sus servicios. En apenas unos meses en la Liga ya ha demostrado su gran capacidad goleadora que el FC Barcelona no supo aprovechar.

Alexis Sánchez

Tres años en el FC Barcelona y la sensación que nunca estuvo del todo a gusto formando parte del tridente ofensivo del club azulgrana. Alternó grandes actuaciones con muchos partidos intrascendentes y terminó saliendo traspasado al Arsenal a cambio de 42 millones de euros. La operación a nivel económico sí fue rentable para el club, ya que su fichaje costó 26 millones de euros.

En sus tres años en el conjunto azulgrana logró levantar un Liga, pero no consiguió ser decisivo en la Champions League. Era esa época en la que el FC Barcelona buscaba de forma desesperada un compañero de ataque a la altura de Leo Messi que finalmente terminaría encontrando tanto en Neymar como en Luis Suárez.

Giovani dos Santos

Giovani dos Santos

Considerado en su día como la gran joya de La Masía al mexicano le pudo la presión de dar el salto al primer equipo en la misma época que Leo Messi. Durante muchos meses lo consideraban como la verdadera estrella de la cantera azulgrana, pero una vez el argentino explotó las opciones de Giovani dos Santos se reducieron a cenizas.

Desde entonces ha tenido una carrera llena de equipos y lo cierto es que siempre muy por debajo de las expectativas que se crearon en su momento. Esta temporada ha regresado a su México natal tras pasar varios años en la MLS, lejos del fútbol competitivo del fútbol europeo donde nunca terminó de asentarse como la estrella que se esperaba que fuera.

Alen Halilovic

Las comparaciones son odiosas y en este caso más que nunca. El FC Barcelona lo fichó en su día desde el fútbol croata con la esperanza de tener entre manos a un futuro Balón de Oro. La realidad es que nunca se asentó en el primer equipo azulgrana y el peso de ser comparado con Leo Messi le ha terminado pasando factura. Actualmente milita en el Heerenveen holandés cedido por el Milan.

Su mejor temporada como profesional la tuvo de hecho en las filas del filial azulgrana, en Segunda División. Por entonces en el FC Barcelona se frotaban las manos con lo que tenían a su alcance. Sin embargo como decimos nunca llegó a dar el salto necesario para formar parte del primer equipo y terminó encadenando varias cesiones donde tampoco brilló en exceso. Eso sí, todavía es joven y puede tener una exitosa carreras lejos de los focos de Messi.

Malcom

Otro de esos fichajes difíciles de explicar por parte de la directiva azulgrana. El extremo brasileño lo tenía hecho con la Roma y de hecho el conjunto italiano ya había confirmado su fichaje hasta el momento en el que el FC Barcelona se entrometió en la operación y terminó convenciendo tanto al futbolista como al Girondis de Burdeos.

Este movimiento terminó creando unas expectativas tan elevadas alrededor del jugador que nunca se terminaron de concretar. Apenas tuvo oportunidades y finalmente fue traspasado al Zenit ruso en otra operación millonaria. Otro intento por acompañar a Messi que no funcionó a pesar de las grandes inversiones realizadas por el club.

Munir El Haddadi

Uno de los mejores goleadores de la canterano azulgrana en los últimos tiempos. Su irrupción en el primer equipo fue tal que incluso fue llamado por Vicente Del Bosque para debutar con la selección española apenas unos días después de hacerlo con el FC Barcelona. El objetivo era impedir que pudiera hacer lo propio con la selección de Marruecos.

Munir El Haddadi

Pero como suele suceder en muchos de estos casos las expectativas terminan siendo muy superiores a la realidad y el efecto Munir en el FC Barcelona se pasó. No terminó de dar el salto necesario para hacerse con un puesto como titular en el equipo azulgrana y terminó optando por salir. Ahora milita en el Sevilla FC, donde tampoco está teniendo tantas oportunidades como desearía.

Bojan Krkic

Otro caso de niño maravilla que da el salto al primer equipo con cierta precocidad y termina quedándose en el camino. Su aparición en el FC Barcelona fue de un impacto muy superior al de Munir, sin embargo la trayectoria de ambos guarda caminos muy similares. Nadie sabe lo que le pasó, pero terminó deshaciéndose como un azucarillo a pesar de sus grandes condiciones para el juego.

Tras cuatro temporadas en la primera plantilla del FC Barcelona terminó marchándose al fútbol italiano de la mano de la Roma. Desde entonces nunca ha recuperado su mejor versión de manera regular, aunque eso sí su calidad está fuera de toda duda. Ahora a sus 29 años es el jugador franquicia de los Montreal Impact, de la MLS.

Gerard Deulofeu

Llamado a compartir delantera con Messi en el FC Barcelona es otro ejemplo de futbolista que no supo sobrellevar el éxito de sus años de juventud. En su día era junto a Jesé la gran promesa del fútbol español y ambos dominaban las categorías inferiores a su antojo. Sin embargo al dar el salto al fútbol profesional no terminó de cumplir las expectativas, al menos para formar parte de la plantilla del FC Barcelona.

Y eso que ha tenido oportunidades, ya que el conjunto azulgrana no dudó en recomprarlo tras verlo brillar en el extranjero. La realidad es que Deulofeu está demostrando que brilla más lejos de la presión de jugar en el FC Barcelona, y sobre todo alejado de los focos que provoca jugar al lado de un jugador histórico como Leo Messi.

Ousmane Dembelé

Cerramos la lista con un futbolista que aún forma parte de la plantilla del FC Barcelona. El futbolista francés fue la gran apuesta de Bartomeu para suplir la marcha de Neymar al PSG y la realidad es que los más de 100 millones de euros que se pagaron por su fichaje pueden ser considerados desde ya mismo como un auténtico fracaso.

Es cierto que las lesiones le han sacudido desde su debut con el FC Barcelona, pero cuando ha estado disponible no ha resultado ser un jugador decisivo como se esperaba de él cuando el club hizo un esfuerzo económico tan grande para sacarlo del Borussia Dortmund, donde había sido uno de los jugadores más desequilibrantes de la Bundesliga. Se espera que deje el club este mismo verano a cambio de una cifra cercana a los 60 millones de euros, la mitad de lo que costó.

Síguenos en Google News