La pulga ha aconsejado a sus jefes a cerrar cualquier intensión, quiere mantener al grupo como está, al menos hasta fin de temporada

Pasaron muchos meses para volver a ver un FC Barcelona sólido, y con grandes presentaciones. Atrás parecen haber quedado las dudas latentes de sus salidas en el primer tramo de la campaña, donde tuvieron que luchar contra la indecisión y la resistencia al proyecto del extremeño, Ernesto Valverde. En eso Messi ha sido fundamental, y sobre todo por abonar el camino para uno de sus amigos.

En ese orden de ideas un jugador fue bastante importante, y no por lo positivo, sino por todo lo contrario. Ese jugador es Iván Rakitic, que se perdió de manera inesperada los primeros juegos de la temporada por rebeldía del propio entrenador. Ahora todo ha regresado a su posición natural, ha recobrado el puesto y le ha pasado por encima a Arthur y a Arturo Vidal.

Messi

Ha parado por completo sus intensiones de abandonar la escuadra catalana, que por 50 millones de euros hace muy poco estaba dispuesto a ponerle sobre la mesa de negociaciones. Tras su regreso se los ha comido a todos, y ahora no hay quien pida a Arthur, por ejemplo, por sobre el croata ex del Sevilla.

A Rakitic le han delegado las grandes responsabilidades de fin de año

Por delante tiene nada más ni nada menos que comandar el centro de la cancha en el clásico ante el Real Madrid, un viejo conocido y al que sabe lo que es marcarle en el juego más importante de todos. Junto a Busquets y a De Jong, Iván, a sus 31 años buscará una vez más volcar la atención a su lugar, sabe que sus condiciones son exquisitas, y que gracias a su experiencia tiene mucho qué aportar en juegos donde se necesita un toque especial.

De todos, Messi es el que mejor ve la situación, confía demasiado en el talento de su compañero y hasta ha enviado un mensaje a sus jefes, el de no venderle. Sabe que con Rakitic en el campo las cosas irían mejor, es un jugador con temperamento, y que tiene un toque de magia cada que decide incursionar ya sea en ofensiva, o con balones filtrados hacía adelante.

Iván Rakitic

Como dato especial ha salido que tras el regreso de Rakitic al terreno de juego el FC Barcelona mejoró en su rendimiento, incluso cuando las cosas parecían complejas, ha sacado la casta para desequilibrar las críticas. Ahora, clasificado a los octavos de final, y peleando por no ceder el liderato en LaLiga, las cosas se ven más claras. Hay que estar muy atentos a este caso.