Messi como la Infanta: no sabía nada de “sus cuentas”

Los socios administradores del despacho que ha llevado los asuntos fiscales de Lionel Messi desde 2004, han exonerado de toda responsabilidad al futbolista, en el juicio que se celebra en la Audiencia de Barcelona, contra él y contra su padre, Jorge Horacio Messi, por presunto fraude fiscal. La Abogacía del Estado pide para Leo Messi y su padre 22 meses de prisión por haber defraudado 4,5 millones de los beneficios recaudados con los derechos de imagen del futbolista durante los ejercicios 2007, 2008 y 2009.

Por el contrario, la Fiscalía solicita que se archive la causa para el jugador del Barcelona y se condene a Jorge Horacio Messi a 18 meses de prisión por tres delitos contra la Hacienda Pública, porque en su opinión el jugador no tuvo conocimiento del fraude perpetrado por su padre y representante. Íñigo Juárez, socio administrador de Juárez Veciana Abogados, bufete especializado en fiscalidad internacional y derecho deportivo que ha asesorado a Messi durante una década, ha explicado que el futbolista “no pasaba por el despacho”.

“El interlocutor con el despacho era su padre, Jorge Messi, y a veces también su hermano Rodrigo. Los contratos viajaban con mensajero, porque Leo ni siquiera venía a firmarlos”, ha testificado el abogado, quien ha añadido que el padre de Messi tenía “los conocimientos mercantiles que puede tener cualquier hombre de la calle”.

Sin embargo, y pese a sus distintas posiciones sobre la responsabilidad del jugador, tanto la Fiscalía como la Abogacía del Estado consideran que el padre de Messi articuló un entramado de empresas en paraísos fiscales para ocultar los ingresos millonarios por la explotación comercial de la imagen de su hijo.

En cambio, Ángel Juárez, socio fundador de Juárez Veciana, ha defendido la “absoluta legalidad” de la estructura societaria que diseñaron y que Leo Messi y su padre han utilizado para gestionar los derechos de imagen del jugador.

Y también la sociedad que Jorge Horacio Messi tiene en Uruguay para facturar los servicios de representación prestados a su propio hijo durante los últimos años.

“Jorge Messi vivía en Argentina y pasaba muy poco tiempo en Barcelona. A Leo, lo he visto cuando ha tenido que firmar algún contrato, pero venía justo para el momento de la firma y se marchaba. No tomaba ninguna decisión, por lo menos yo no visualizaba que nadie le consultase nada “, ha afirmado Ángel Juárez.

Otro empleados del despacho, como la fiscalista Eva Blazquez, ha explicado una versión parecida: “Jorge Messi venía en contadas ocasiones, porque él residía en Rosario, pero la supervisión final le correspondía a él. A veces también hablábamos con Rodrigo (el hermano mayor de Leo). Luego ponían al señor Leo Messi al corriente de su inspecciones tributarias, pero con él yo nunca traté estos temas”.

También ha sido citado como testigo de la defensa Josep Maria Minguella, el exagente FIFA que trajo al delantero azulgrana y a su familia a Barcelona en el año 2000, fue quien puso en contacto a los Messi con Juárez Veciana Abogados, cuando Jorge Messi acabó la relación profesional con su socio, Rodolfo Schinocca.

“Por lo que vi, los años que conviví con ellos, tenían poca formación”, ha dicho de Leo y su padre para reforzar la tesis de que ni uno ni otro poseen los conocimientos suficientes para diseñar una estructura societaria con la idea de defraudar a Hacienda.

¿Quieres compartir la noticia?
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on facebook
Ultimas noticias en Elgodigital
Nueva función de Instagram revoluciona directos de influencers
El Valencia CF sospecha que el Atlético tiene acuerdo con Kondogbia
Samsung arrasa con el Galaxy Watch3 el reloj que desbanca al Apple Watch