Messi y el Barcelona se juegan su hegemonía en el fútbol y la estabilidad del club