Mou, ¿Stark no era culé?