Mumbrú: “Hay que levantarse anímicamente”