Todo está por descubrir con los Charlotte Hornets

Lo bueno de empezar proyectos es el margen de mejora contínuo que atesora

Así llegan los Charlotte Hornets


Verano extraño en las oficinas de los Hornets. Dejaron marchar al que, muy probablemente, hay sido el mejor jugador de su franquicia hasta la fecha: Kemba Walker. Su intención es empezar de cero, tomarse dos años de transición en los que se liberarán de contratos privativos como los de Batum o Biyombo, y tratarán de conseguir buenas elecciones en el draft para así tener un buen núcleo joven y espacio salarial suficiente para rodearlos o sondear alguna estrella en la agencia libre de 2021.

La Estrella

Para “suplir” a Kemba Walker, los Hornets se han hecho con Terry Rozier, firmándole un contrato de 58 millones en 3 años. Rozier será la principal amenaza ofensiva de estos Hornets (dice mucho de su plantilla) tras la marcha también de Jeremy Lamb. Se espera de él que sea capaz de mejorar lo mostrado en Boston, donde se le vio potencial, pero también muchas carencias: malas decisiones, pobres porcentajes de tiro (38% e ntiros de campo) y escasa producción defensiva.

No parece el tipo de jugador sobre el que empezar a construir un proyecto, pero puede ser un buen complemento para futuras estrellas que lleguen a Charlotte bien desde el draft o bien desde la agencia libre.

Expectativas

Últimos o penúltimos del este. Han perdido a sus máximos productores ofensivos y no han fichado a nadie con calidad y puntos suficientes para suplirlos. Como hemos dicho antes, serán dos años duros para la franquicia de los Hornets, con muchas más derrotas que victorias, hasta que consigan formar un proyecto sólido con opciones de competir.

Periodismo y marketing. Me gusta hacer contenidos de entretenimiento.

Temas:
¿Quieres compartir esta noticia?
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Share on telegram