Kyrie Irving da la victoria a New Yersey Nets ante grandes Pelicans (135-125)

Ingram pone contra las cuerdas a Brooklyn en un final que pudo haber sido otra historia

Duelo enorme en el Barclays Center de Nueva York dos conjuntos que llegaban con parecidos resultados, pero con sensaciones muy diferentes en este comienzo de temporada. Mientras los Pelicans, en lo que debería ser un año de transición y crecimiento, han competido de tú a tú a varios rivales sin su mayor estrella, Zion Williamsonlos Nets parecen no encontrar la tecla para empezar a ser el equipo que quieren ser.

Comenzaba el partido, y Kyrie Irving, que ha empezado la temporada a un nivel espectacular, dejaba claro que quería ser el principal protagonista también en este encuentro. Los primeros doce minutos estuvieron marcados por el gran número de triples lanzados por ambos bandos, 14 en los locales, y por la buena actuación de Caris Le Vert Brandom Ingram, ambos con nueve puntos en este periodo que llegaba al final con el resultado de 33-27.

El segundo cuarto seguía por los mismos derroteros, hasta que Irving lo volvía a hacer y guiaba a su equipo para poner la distancia por encima de los diez puntos en el marcador. Solo Holiday e Ingram eran capaces de anotar en los visitantes, y hacer que el partido no se fuera prácticamente decantado al descanso. Los puntos en la pintura de Jarrett Allen y el acierto desde la larga distancia de hombres como Garrett Temple impulsaban en los últimos minutos a los Nets, haciendo que los de Brooklyn se fueran con una ventaja considerable a vestuarios (67-50).

Foto: Bein Sports

Los locales sabían que disponían de un buen colchón de puntos, pero por experiencias recientes no querían relajarse y luego acabar pagándolo. Por ello, empezaron el cuarto muy ordenados y ampliando todavía más esa ventaja existente, pero los fantasmas se le volvieron a aparecer al conjunto de Atkinson, y a través del gran acierto desde la línea de tres por parte de hombres como Moore, Hart o JJ Redick, los Pelicans se metían en el partido bajando de la barrera de los diez puntos.

Los Nets entraban al cuarto decisivo con ventaja, pero con la presión de poder volver a perder un partido que tenían casi ganado. Kyrie Irving y Brandom Ingram se erigían como los ‘estiletes’ de cada conjunto para decidir el partido para un lado o para el otro lado. El joven de Carolina del Norte se empeñaba en intentar aguar la noche a los locales, firmando su mejor partido en la NBA al acabar con 40 puntos. Al final no pudo ser, y los Nets hicieron valer su condición de favoritos para completar su tercera victoria en lo que va de año. Los Pelicans siguen cosechando derrotas, pero con sensaciones positivas en casi todas ellas.

¿Quieres compartir la noticia?
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on facebook
Ultimas noticias en Elgodigital
Xiaomi arma el taco con batería multiusos a precio irrisorio
Mask Singer relanza fama de Cristina Pedroche con ajustado disfraz
Personaje olvidado en Riverdale regresa para amargar a Archie