Neymar, el rey de la tarima