Neymar, ¿fichaje racional o pasional?… por ESTEBAN CARRASCO

“Lo cierto es que no tengo con respecto a esa noche sin murciélagos ninguna expectativa o esperanza”. Mario BenedettiEstos son los versos de Benedetti que debe estar recitando en Brasil Raúl Sanllehí, director del área deportiva del Barcelona y experto en negociaciones a la antigua usanza: aguantar sentado en la mesa de negociaciones, firme, con gesto serio y convencido de sus posibilidades. Sin embargo, tras comprobar la dureza del otro lado de la mesa, la primera gota de sudor comienza a bajar por su frente. Cuatro adversarios mirándole fijamente, expectantes por ver cubiertas sus pretensiones, deseosos por llegar a buen puerto pero sin prisa alguna. Además, sus intereses no son colectivos, pues cada uno tiene su porcentaje de implicación en el caso: el club, Santos, poseedor 55% de los derechos económicos del jugador, y el grupo DIS, con un 40%, se saben protagonistas de la negociación. Junto a ellos, Teisa, con un 5%, gesticula del mismo modo que sus socios pero apenas cuenta con voz y voto. Por último, Neymar y su padre, quienes han dado su beneplácito a seguir con la operación.“¿Cuánto me queda? ¿siete? ¿diez? ¿quince septiembres?¿y qué es después de todo eso que espera?”. Mario BenedettiMientras tanto, Rosell, desde el sillón de su despacho en Barcelona, aguarda pendiente del teléfono. Tras enviar a su mejor emisario, al que respalda y le transmite confianza, la impaciencia comienza a emerger en su estado de ánimo. Gestos nerviosos e inconscientes con el pie golpeando con el suelo, miradas repetitivas hacia el móvil. Obtiene alguna respuesta procedente de Brasil pero no le tranquiliza. El ansia se apodera de su ser.El club ha vivido un año convulso. La nueva etapa tras el adiós de Guardiola es una losa que siempre le acompañará en su currículum. A nivel deportivo ha sido una temporada satisfactoria pero en su haber está la sensibilidad herida de la afición, soberana, que considera maltrato la forma de gestionar el delicado ‘caso Abidal’, maltratado ya de por sí por la vida. Para más inri, determinados recortes en alguna sección deportiva, el sospechoso acuerdo de patrocinio con Qatar Foundation (¿o Qatar Airways?) en detrimento de la simbólica UNICEF y su polémica relación con Cruyff, oráculo del club. Consciente del punto en el que se encuentra, necesita un golpe de efecto, Neymar, que revierta la situación y se aferrará a ello hasta conseguirlo. “La parte contratante de la primera parte sera considerada como la parte contratante de la primera parte”, aclaraba Groucho Marx. Rosell no tiene dudas pero la parte a contratar aún se rasca la cabeza en señal de estupefacción.Sin embargo, son muchos los recelosos a un traspaso que genera tanta ilusión como incertidumbre. Ilusión porque no se duda des las cualidades de Neymar como pelotero y liberaría a Messi de la dependencia ofensiva. Incertidumbre porque se su adaptación a Europa es una quimera, su precio es desorbitado (rondando los 50 millones de euros) y la burbuja que le rodea es demasiado grande como para no estallar y salpicar al resto del grupo.Si se analizan sus dotes físicas y técnicas, reúne los requisitos necesarios para llegar a Barcelona: desequilibrante, explosivo, vertiginoso, rápido, habilidoso, asociativo y goleador. El problema radica en que, a día de hoy, la planificación de la próxima temporada ha quedado a expensas de su figura y al equipo le urge reforzar con mayor prioridad otras carencias. La portería, un central de garantías y, quizás, un lateral derecho (por la posible salida de Dani Alves). Contando con que el presupuesto destinado a fichajes es de 50 millones de euros más lo ingresado por ventas (alrededor de 20 millones) y que gran parte es destinado a un sólo jugador, el remanente para afrontar el resto de objetivos es escaso. Y la exigencia es inmensa.En consecuencia, primero la obligación y luego la devoción. El club debería evitar la planificación correctora compensatoria en base a nombres (configuración pasional) y procurar una planificación a imagen y semejanza de lo que requiera la entidad (configuración racional).Esteban Carrasco / futboleducativo.wordpress.com
¿Quieres compartir la noticia?
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on facebook
Ultimas noticias en Elgodigital
La insólita petición del FC Barcelona a Emerson que deja en shock al Betis
Alexia sale por patas de First Dates con dotes seductoras de Juan Carlos
Diego Costa rompe al Atlético con decisión inesperada