Neymar, ¿hiperveneno para el Barça?