«No hubo ningún rival que fuera superior al Sporting»