Es noticia:

El invitado de El Hormiguero que no traga con Pablo Motos

Ibai Llanos explica por qué nunca ha sido invitado al plató de El Hormiguero

El popular streamer Ibai Llanos, conocido por su enorme presencia en redes y plataformas digitales, ha compartido finalmente el motivo detrás de su ausencia en El Hormiguero como invitado, el programa de entrevistas liderado por Pablo Motos que atrae a una gran variedad de celebridades. A pesar de ser una figura prominente en España, Ibai ha evitado participar en este espacio televisivo, lo que ha generado curiosidad entre sus seguidores y el público en general.

La razón, según reveló Ibai en una reciente transmisión en vivo, se centra en una mezcla de logística y ansiedad personal. “Al ser en Madrid me da pereza”, confesó Llanos, resaltando la incomodidad de desplazarse desde su residencia en las afueras de Barcelona hasta la capital española.

invitado Hormiguero
Lo que realmente parece detener a Ibai es el temor a las peculiares dinámicas del programa, particularmente a los experimentos que involucran a Trancas y Barrancas, las mascotas del show.

La inquietud de Ibai frente a las actividades de El Hormiguero

El streamer expresó su preocupación por participar en actividades físicas inesperadas, como podría ser correr en una cinta, algo que le genera un cierto nivel de ansiedad. Esta declaración ofrece una mirada íntima a las preferencias de Ibai Llanos respecto a cómo se siente más cómodo interactuando con su audiencia y participando en eventos públicos.

A diferencia de otros invitados que han participado en las variadas y a menudo físicas pruebas del programa, Ibai prefiere entornos donde se sienta más en control y menos expuesto a situaciones impredecibles. Este temor a las actividades potencialmente embarazosas no es algo nuevo para Ibai.

Ibai Llanos: Entre la comodidad y la exposición mediática

Ha mencionado en ocasiones anteriores su reticencia hacia el estilo de entrevistas de Pablo Motos y las dinámicas únicas que El Hormiguero impone a sus invitados. Prefiere mantenerse detrás de la cámara, en un entorno donde se siente más seguro y puede controlar el flujo de la conversación.

La situación de Ibai Llanos resalta un contraste interesante entre la comodidad de los creadores de contenido en sus propios dominios digitales y el mundo de la televisión tradicional, con sus formatos más rígidos y a menudo impredecibles. La decisión de Ibai de no participar en El Hormiguero refleja su prioridad por mantenerse fiel a sus límites personales y profesionales, incluso si eso significa renunciar a la exposición que un programa de tal magnitud podría ofrecerle.