Es noticia:

Manipulación y sensacionalismo de Ferreras acaba con Al rojo vivo

Famoso presentador de La Sexta protagonista de la decadencia de su programa

Ferreras, uno de los presentadores más conocidos de la televisión por presentar Al Rojo Vivo, está viendo como su fama decae a medida que pasa el tiempo. Todo ello debido a las grandes controversias que le han estado rondando, desde principios del año 2021 hasta el actual.

Entre las últimas más sonadas encontramos el encontronazo que tuvo con el expolítico Pablo Iglesias a pocas semanas de comenzar las vacaciones. Algo que afectó gravemente a la audiencia del programa, la cual ha ido decayendo a medida que pasaba el tiempo, sin ningún tipo de frenos.

Ferreras presentador de La Sexta

El suceso que ha acabado con la fama del programa político de La Sexta

A pesar del buen comienzo que tuvo Ferreras mediante “Al Rojo Vivo” en la actualidad no se dan las mismas caracterísitcas. La caída de la audiencia comenzó con la pérdida de credibilidad de su programa, tras el estallido de “Ferrerasgate” cuando la audiencia se dio cuenta del gran timo.

Y es que se descubrió que las personas que exponían frente a la audiencia las malas prácticas de los políticos, también formaban parte de ese clan. Esta persona, era una de los principales implicados en la campaña de difamación que se comenzó en contra del partido de Podemos.

Comienzos del presentador de La Sexta que le han llevado hasta sus tertulias políticas

A pesar de que actualmente se encuentra comentando las actualidades políticas, no siempre fue así. Antonio Ferreras comenzó como director en su actual cadena de La Sexta por el año 2006. Aunque a diferencia de la actualidad, sus contenidos eran deportivos y de entretenimiento. 

Según comentan fuentes cercanas, su acercamiento a Florentino Pérez vio truncadas sus ideas. Así, durante el 2011 se dio comienzo al programa conocido cómo “Al Rojo Vivo”, el cual se estrenó con una gran audiencia en el horario de mañana, debido a las tertulias políticas que presentaba.

la sexta podemos