Es noticia:

Avanzada gestión de las nubes es la esperanza para detener el cambio climático

El nuevo satélite EarthCARE de la ESA revolucionará la comprensión de las nubes y su impacto climático

Las nubes, esos caprichosos y fascinantes fenómenos que pueblan nuestros cielos, juegan un papel crucial en la regulación del clima terrestre. Sin embargo, a pesar de su omnipresencia y de la cantidad de estudios realizados, nuestra comprensión de su complejidad aún es limitada. Eso está a punto de cambiar con el lanzamiento del satélite EarthCARE (Cloud, Aerosol and Radiation Explorer) de la Agencia Espacial Europea (ESA), construido por Airbus.

El EarthCARE promete brindar una visión sin precedentes del comportamiento de las nubes y su interacción con la radiación solar y terrestre. Este satélite, equipado con instrumentos de última generación, proporcionará datos detallados sobre la estructura, distribución y movimiento de las nubes y los aerosoles en la atmósfera. Esto no solo mejorará nuestra comprensión de estos fenómenos, sino que también permitirá una modelización climática más precisa.

EarthCARE, el satélite de la ESA, transformará nuestra comprensión de las nubes y su impacto en el clima global

Las nubes actúan como reguladores del clima, ya que pueden tanto enfriar como calentar la Tierra. Su impacto varía según su composición y su interacción con la radiación. Las nubes bajas, como los cúmulos, reflejan una gran cantidad de luz solar, contribuyendo a enfriar la superficie terrestre. En contraste, las nubes altas, como los cirros, atrapan el calor emitido por la Tierra, calentando la atmósfera.

Las observaciones del EarthCARE permitirán a los científicos entender mejor estos procesos. El satélite medirá perfiles verticales y horizontales de las nubes, su altura, grosor, y por primera vez desde el espacio, la velocidad de caída de las precipitaciones. Esto permitirá observar el interior de las nubes y comprender su formación, evolución y disolución.

Sin embargo, los datos actuales sobre las nubes utilizados en los modelos climáticos no son lo suficientemente sofisticados para capturar todos sus efectos. El EarthCARE proporcionará representaciones más realistas de las nubes, mejorando así la precisión de las predicciones climáticas.

La importancia de los datos del satélite EarthCARE para predecir el clima y comprender el equilibrio energético de la Tierra

El balance energético de la Tierra depende del equilibrio entre la energía solar que llega al planeta y la radiación térmica que se emite de vuelta al espacio. Las nubes juegan un papel crucial en este equilibrio, ya que pueden reflejar la radiación solar o atrapar el calor emitido por la superficie terrestre.

El satélite EarthCARE permitirá medir cómo las nubes reflejan la radiación solar o atrapan la radiación infrarroja. Este equilibrio impacta directamente en las temperaturas atmosféricas y superficiales. La altura de las nubes determina su temperatura y, por ende, la cantidad de energía que emiten. Además, los aerosoles y otras condiciones ambientales influyen en la reflectividad de las nubes.

El Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático (IPCC) ha confirmado que el aumento de temperaturas observado desde mediados del siglo XX es probablemente causado por la actividad humana. Los gases de efecto invernadero aumentan las temperaturas, pero los aerosoles, producto de la contaminación y otros cambios antropogénicos, también influyen en las nubes. Un aumento en los gases de efecto invernadero llevará a más aerosoles en la atmósfera, aunque una mejor calidad del aire podría reducir la capacidad de enfriamiento de las nubes, contribuyendo al calentamiento climático.

Los datos del EarthCARE mejorarán las predicciones climáticas y permitirán medir con mayor precisión el balance energético de la Tierra. Estos datos son esenciales para una acción climática efectiva, ya que proporcionan información crucial para los científicos que predicen el clima a largo plazo.

El satélite EarthCARE de la ESA representa un avance significativo en nuestra capacidad para comprender y predecir el comportamiento de las nubes y su impacto en el clima. Los datos proporcionados por este satélite permitirán una modelización climática más precisa y una mejor comprensión del balance energético de la Tierra.

Este proyecto es un ejemplo del poder de la cooperación internacional en la ciencia climática. Gracias a la colaboración entre la ESA y otras agencias espaciales, los científicos podrán acceder a información sin precedentes sobre las nubes y los aerosoles. Con el lanzamiento de EarthCARE, estamos un paso más cerca de desentrañar los misterios de las nubes y su impacto en nuestro planeta.

House of the Dragon