Es noticia:

El Teide se cobra la vida de 2 senderistas

La tranquilidad del Parque Nacional del Teide ha sido sacudida por un hallazgo desconcertante

La aparición de dos cuerpos sin vida, sin señales de violencia, en la zona de Pico Viejo, ha desatado una investigación de la Guardia Civil, sumergiendo a la comunidad en un mar de preguntas y teorías.

En la majestuosidad del Teide, se ha desplegado una historia que cautiva y desconcierta. Dos personas, un hombre de 67 años de Huelva y una mujer de 59 de Lugo, ambos residentes en Huelva, fueron encontradas sin vida. Este descubrimiento plantea un enigma: no hay signos claros de violencia, lo que complica las hipótesis sobre las causas de su muerte. La Guardia Civil, en un esfuerzo por desentrañar este misterio, considera la posibilidad de un accidente, quizás una caída o hipotermia, como causa probable.

Un operativo complejo en condiciones adversas

La operación de rescate y recuperación fue una tarea ardua. Equipos especializados, incluyendo el GREIM, GES y bomberos, trabajaron en condiciones meteorológicas difíciles, caracterizadas por vientos intensos. El transporte de los cuerpos, realizado con la ayuda de un helicóptero, fue particularmente desafiante debido a estas circunstancias.

El contexto: un rescate previo en el Teide

Este trágico descubrimiento sigue a un incidente separado, pero igualmente alarmante. La tarde anterior, dos personas fueron rescatadas en el Teide, también bajo la amenaza de hipotermia y deshidratación. El rescate, llevado a cabo por bomberos, duró ocho horas, subrayando los peligros inherentes a este entorno natural imponente.

Teide: Una naturaleza peligrosa

Estos eventos subrayan una verdad crucial: la naturaleza, en toda su belleza, puede ser impredecible y peligrosa. El Teide, un lugar de asombro y aventura, nos recuerda la importancia de la precaución y el respeto por el medio ambiente. Mientras la investigación continúa, estas muertes en el Teide se quedan grabadas en la memoria colectiva, sirviendo como un sombrío recordatorio de nuestra vulnerabilidad ante las fuerzas de la naturaleza.

Plex Velada