Es noticia:

Pedro Sánchez utiliza a SALF para debilitar al PP

La irrupción de Alvise Pérez en el panorama político

La irrupción de un nuevo actor de ultraderecha en el panorama político ha sido el tema central de las intervenciones de los socialistas este miércoles en el Congreso de los Diputados. Pedro Sánchez, presidente del Gobierno, ha aludido en varias ocasiones al agitador ultraderechista Alvise Pérez, quien ha conseguido tres escaños en las recientes elecciones europeas.

Estrategia de Pedro Sánchez en el Congreso y en TVE

Durante la sesión de control en el Congreso, Pedro Sánchez mencionó a Alvise Pérez al responder al líder de la oposición, Alberto Núñez Feijóo. Sánchez afirmó que habrá elecciones en 2027 y que “se van a presentar tres ultraderechas: la suya, la de Alvise y la de Abascal”. Esta declaración subraya la estrategia del presidente de asociar al PP con la ultraderecha para debilitar su imagen.

Además, en una entrevista posterior con ‘TVE’, Sánchez continuó refiriéndose a Alvise, mencionándolo hasta en ocho ocasiones en una sola jornada. En su réplica al líder de Vox, Santiago Abascal, Sánchez advirtió que “le ha salido otro competidor”, describiendo una “internacional ultraderechista de tres cabezas” formada por Abascal, Feijóo y Alvise.

politica
SALF nueva herramienta de Sánchez

Un nuevo desafío en el Parlamento Europeo

Durante la entrevista en la televisión pública, el presidente lamentó la irrupción de ‘Se Acabó la Fiesta’ (SALF) en el Parlamento Europeo, señalando que “ya no solamente tenemos una ultraderecha, sino que tenemos dos”, lo cual consideró una “mala noticia”. Sánchez aprovechó esta situación para recalcar los peligros de la ultraderecha y fortalecer la percepción de que el PP está alineado con estas fuerzas extremistas.

Táctica para debilitar al PP

La táctica de Sánchez es clara: potenciar la visibilidad de SALF y Alvise Pérez para dividir el voto de la derecha y ultraderecha, debilitando así al PP. Al resaltar la competencia interna entre estas fuerzas, Sánchez busca presentar al PP como parte de un espectro político más radical, esperando que esto erosione su base de votantes moderados.

En conclusión, Pedro Sánchez ha adoptado una estrategia contundente para debilitar al PP utilizando a Alvise Pérez y su nuevo partido como una herramienta política. Al hacerlo, espera capitalizar la fragmentación de la derecha y consolidar el apoyo hacia el PSOE, presentándose como la alternativa más estable y moderada frente a una derecha dividida y radicalizada.

feijoo