«Nuestro vestuario no pierde la humildad»