Ingleses y teutones cierran traspaso del extremo derecho

Desde hace muchos meses atrás, Bayern Múnich de la Bundesliga se encontraba tras la pista de uno de los internacionales con la selección alemana que militaba en Manchester City. Los bávaros por fin se han hecho del extremo y la confección de su plantilla de la próxima temporada para seguir reinando parece ir por un excelente camino, además, que han manifestado que su objetivo más específico es ganar la Champions.

Sin embargo, la historia de dicho jugador incorporado no está marcada con un inicio, desarrollo y desenlace normal. El alemán que ha adquirido el Bayern tuvo momentos demasiado incómodos y preocupantes al no ser del agrado de un Pep Guardiola que no desconociendo sus habilidades, lo tenía totalmente borrado.

Figura de los citizen al Bayern

Acordadas las condiciones del nuevo contrato del jugador

Como se anticipó, Manchester City y Bayern de Múnich han llegado a un acuerdo para el traspaso del alemán Leroy Sané. Extremo que en los últimos partidos en los que jugó se desempeñó por la banda derecha, aportando en el ataque del equipo con destreza y manejo de balón de primer nivel.

A grandes rasgos, Sané es un jugador rápido, desequilibrante, de excelente pase, muy buena visión de juego, con remate de media y larga distancia, muy colectivo, con una condición física formidable etc. Sin embargo, todas estas habilidades de juego no terminaron por convencer a Guardiola que anteponía a Bernardo Silva o a Riyad Mahrez.

El extremo firmará contrato por cinco temporadas con el Bayern, y el City recibirá 45 millones de euros, más sin embargo, dicho contrato llevará un bonus adicional por 10 millones de euros cada que el jugador pueda lograr un campeonato. ¡Nada difícil para el Múnich en Alemania!

Sané llegará entre julio y agosto a Alemania

Bajonazo del City para desligarse del alemán

Como bien se reseñó, el técnico español tenía condenado a la banca a Sané. Por ello, el jugador se había negado a renovar su contrato con los celestes, dualidades que confirman por un lado la intención de la junta directiva, pero por otro, los planes que tiene el cuerpo técnico para el manejo de su plantilla.

Con este contexto, el Manchester City no tuvo más remedio que bajar de 100 millones a los 45 mencionados para poder darle salida al jugador que alcanzó dos títulos de Premier League y uno de la FA Cup desde el 2016, año en que fue incorporado a la institución después de una excelente campaña con el Schalke 04.