Octavio, el joven que asesinó a la República romana

El primer emperador de Roma tenía una personalidad fascinante y llena de matices. Hay una enorme diferencia entre el joven y despiadado Octaviano y el reflexivo y piadoso Augusto. Hasta la batalla de Accio (31 a.C.) fue el perfecto político maquiavélico con una ambición sin límites. Octavio se encontró con una República que agonizaba y a la cual no dudó en asestar el golpe de gracia.
Toto Salvio es pretendido por Betis