El club quiere volver a toda costa a la Liga, y es por ello que se ha metido en la puja por Calavera

La SD Éibar pretende desprenderse de cuatro piezas de su plantilla y está volviendo loco al mercado de fichajes. Multitud de equipos preguntan por la posible adquisición de alguna de estas joyas, el defensa Jordi Calavera, el delantero Nano Mesa que suena para el Cádiz CF, el lateral izquierdo Rubén Lobato y el recién fichado por el equipo de los armeros este mismo verano Asier Benito.

Para Jordi Calavera han sonado varios clubes, pero entre ellos, el que destaca sería la SD Huesca. El equipo aragonés desea incluir entre sus filas al lateral derecho vinculado al Éibar hasta el verano que viene. La opción más viable que se perfila para esta situación sería que el jugador fuera a su nuevo equipo en calidad de prestado y con opción a compra en caso de que proporcionara una buena temporada.

Jordi Calavera SD Huesca

El Huesca está demostrando esta actual pretemporada que pretende revelar su increíble evolución y ofrecer espectáculo. Ya lo manifestó en su tercer amistoso empatando con un gigante de Primera, el Levante UD, en el estadio de Pinilla en Teruel. Calavera podría comenzar los entrenamientos bajo las órdenes de Francisco Rodríguez Vílchez en los siguientes días.

Las próximas horas serían cruciales para esta negociación que se antoja fácil para llegar a buen puerto, ya que el jugador también vería esta posibilidad con buenos ojos. Mientras las partes terminan de cerrar el acuerdo, el destino de Jordi Calavera sigue en el aire. Pronto tendremos más información de este posible idilio de verano que han creado a última hora la SD Éibar y la SD Huesca.