Olave le dejó su marca a Riaño