Orellana no puede evitar la debacle de Abel Resino en el Celta de Vigo