Óscar Freire, un genio que viaja en metro