Pablo obligado en Pasapalabra a pedir perdón a Roberto Leal

El legendario concursante no ha podido controlar sus emociones, y el presentador fue la víctima

El duelo de Pablo Díaz y Javier Dávila está en curso para convertirse en otro de los legendarios encuentros entre dos pesos pesados de Pasapalabra, por ello las tensiones que se viven allí son bastante justificadas, pero de una u otra forma los participantes deben canalizar sus emociones y no hacer como el violinista, que tuvo que pedir perdón al presentador.

El Bote una vez más quedó a tres palabras que el tinerfeño no pudo descifrar y esto empezaba a generarle bastante molestia. Los presentes en el plató, su contrincante Dávila, y Roberto Leal. Eran testigos de la ira que irradiaba Pablo cada vez que no lograba atinar a las letras y palabras. En un momento se creyó que el concursante sufriría algún colapso nervioso.

Perdón Pasapalabra
Roberto Leal no podía creer el comportamiento de Pablo, pues era la primera vez que lo veía así.

Nunca se había visto un comportamiento de Pablo Díaz como el mostrado en la última emisión de Pasapalabra, el tinerfeño pidió perdón

El violinista siempre se ha destacado por ser un concursante de lo más tranquilo, alegre, simpático y en ocasiones muy risueño. Sin embargo desde la llegada de Dávila a Pasapalabra. El tinerfeño perdió el brilló de sus ojos y con ello la tranquilidad. El profesor universitario se ha encargado de hacerle la vida un infierno a Pablo, y lo está logrando.

Fue tanta la tensión acumulada que el chico no pudo aguantar más y explotó de manera parcial. El hecho ocurrió cuando se dio cuenta de que no le salían las palabras, algo que ha evidenciado su enfado a través de expresiones en su rostro. Cada vez era más recurrente sus malas expresiones faciales y su desespero al no poder acertar las palabras.

Pablo Díaz pide perdón a Roberto Leal y a todos tras su enervante y tensionante comportamiento en Pasapalabra

Ante la impotencia de estar tan cerca del bote el cual por cierto acumula una cifra de 1.672.000 de euros. Empezó a ser más visible su enojo, al punto que el presentador se sintió aludido y guardo un silencio sepulcral. Pablo se percató de la situación y exclamó. “No me enfado contigo eh, es conmigo” haciendo referencia a que no era contra el actuar de Roberto Leal.

El presentador se encontraba completamente confundido por lo que quiso llegar al fondo del asunto. Momento en el que el violinista ha razonado: “Esa F, la tengo aquí”, se refería el tinerfeño señalando que sí la sabía, aunque no era capaz de nombrarla. Al respecto, Roberto Leal no pudo hacer otra cosa que utilizar su mejor cualidad, la paciencia, y recordarle el tiempo restante que le quedaba, para bajar un tanto los ánimos.

Hormiguero Pablo Motos