Alineación Alavés – Real Madrid – Jornada 8 Liga Santander

Alineación Alavés – Real Madrid de la Jornada 8 de la Liga Santander con su previa y todos los datos relevantes sobre el momento de los equipos   Probable alineación del Alavés: Fernando Pacheco; Martín Aguirregabíria, Ximo Navarro, Víctor Laguardia, Rubén Duarte; Ibai Gómez, Darko Brasanac, Wakaso Mubarak, Jony Rodríguez; Jonathan Calleri y Rubén Sobrino. … Leer más

Alineación Villarreal – Valladolid – Jornada 7 Liga Santander

Alineación Villarreal CF – Real Valladolid de la Jornada 7 de la Liga Santander con su previa y todos los datos relevantes sobre el momento de los equipos   Probable alineación del Villarreal: Asenjo; Mario, Álvaro, Víctor Ruiz, Jaume Costa; Fornals, Funes Mori, Trigueros, Layún; Gerard Moreno y Carlos Bacca. Alineación probable Valladolid: Masip; Moyano, … Leer más

Alineación Eibar – Sevilla – Jornada 7 Liga Santander

Alineación Eibar – Sevilla de la Jornada 7 de la Liga Santander con su previa y todos los datos relevantes sobre el momento de los equipos   Probable alineación del Eibar: Marko Dmitrovic; Rubén Peña, Anaitz Arbilla, Iván Ramis o Pedro Bigas, José Ángel; Pablo Hervías, Pape Diop, Gonzalo Escalante, Fabián Orellana; Sergi Enrich, Kike … Leer más

Alineación Real Sociedad – Valencia – Jornada 7 Liga Santander

Alineación Real Sociedad – Valencia CF de la Jornada 7 de la Liga Santander con su previa y todos los datos relevantes sobre el momento de los equipos   Probable alineación de Real Sociedad: Gero Rulli; Joseba Zaldúa, Aritz Elustondo, Héctor Moreno, Kevin Rodrigues; Asier Illarramendi, Igor Zubeldia o Rubén Pardo, Mikel Merino, David Zurutuza; … Leer más

Alineación Rayo Vallecano – Alavés – Jornada 5 Liga Santander

Alineación Rayo Vallecano – Alavés de la Jornada 5 de la Liga Santander con su previa y todos los datos relevantes sobre el momento de los equipos   Alineación probable del Rayo Vallecano: Alberto García; Advíncula, Ba, Amat, Álex Moreno; Elustondo, Imbula; Kakuta, Trejo, Álvaro García; Raúl De Tomás. Alineación probable del Alavés:  Pacheco; Martín … Leer más

El Málaga CF apuesta por el regreso de un ídolo local para lograr una salvación épica

El buen partido del Málaga CF en el primer choque con José González al frente ha provocado que la afición vuelva a recuperar parte  de la ilusión perdida esta temporada. Aún queda mucho para lograr la salvación, pero desde el club consideran que con un par de retoques mas en su plantilla los resultados de … Leer más

El AC Milan entra en una disputa directa con el Atlético por el fichaje “bomba” de enero

El Atlético de Madrid no parece estar dispuesto a tirar la toalla a la hora de cerrar una incorporación que lleva prácticamente dos años en los despachos rojiblancos. El club del Manzanares quiere que este mercado invernal sea finalmente el que permita darle la bienvenida a un jugador que se crió en el eterno rival, … Leer más

El Celta de Vigo firmará al lateral “de cristal” que entrena a las ordenes de Zidane

El Celta de Vigo aún no sabe si la próxima temporada volverá a disputar competición europea una situación que marcará la planificación del club de cara al próximo mercado de fichajes. En caso de ganar la Europa League y acudir a la próxima edición de la Champions League habrá que hacer un fuerte esfuerzo económico … Leer más

Preguntas de final de temporada… por SERGI PÀMIES

El éxito del Bayern plantea un dilema que muchos equipos quisieran tener

El triunfo del Bayern de Munich en la Champions consolida una pregunta que lleva meses circulando: ¿qué puede aportar Guardiola a un equipo que lo está ganando todo? Es una reflexión lógica que, entre los aficionados al fútbol en general, perpetúa la evidencia de que los resultados siguen siendo vinculantes, sobre todo en clubs potentes. Entre un sector muy particular de culés, en cambio, la misma reflexión destila un retintín que, traducido al idioma de la sinceridad, equivaldría a “haga lo que haga en Munich, Guardiola fracasará”, pero dicho de un modo que suena a deseo de que fracase.
El éxito del Bayern plantea un dilema que muchos equipos quisieran tener. Se interpreta que para un entrenador que antepone la vanidad y la egolatría es mucho mejor llegar a un club perdedor y desunido. Así cualquier mejoría se entiende como un éxito del entrenador y se transforma en carne de idolatría. Pero si partimos de una ambición estrictamente deportiva, la situación actual del Bayern, ¿acaso no es la mejor a la que puede aspirar un entrenador como Guardiola? Vale que llegar a un club de economía saneada y en un momento de euforia tiene que plantear retos, pero, para un entrenador de élite, seguro que es más agradable que aterrizar en una tierra carbonizada por la negligencia o conformarse con una cómoda falta de objetivos.
El problema es que muchos culés aún proyectamos en la figura de Guardiola sentimientos que guardan más relación con el presente del Barça que con el futuro del Bayern. “¡A ver si tienes cojones para cargarte a Robben y/o Ribery!”, piensan los más expansivos al ver como el Bayern levanta la copa (una copa que también mereció llevarse el Borussia). Yo mismo tengo el corazón partido. Por un lado, comprendo que Guardiola se haya marchado (siempre he mantenido que, en el Barça, no soportaba perder y que por eso ganó tanto, mientras que en Munich no tendrá que quemarse emocionalmente ni arrastrar el sambenito de perfeccionista redentor y de icono sociopatriótico que le colgamos entre todos). Por otro lado, me duele no haber tenido la oportunidad de vivir una etapa más difícil con un liderazgo como el suyo, haberlo visto superar situaciones menos triunfales pero igualmente competitivas, tomando decisiones que, legítimamente, él ha admitido que no se veía con fuerzas de asumir. Pero entre el respeto por su decisión y la decepción de haberlo perdido, me parece que debería prevalecer el respeto (sin que eso implique convertirse automáticamente a un club tan antipático como el Bayern). Por eso, la idea de que Guardiola ha traicionado al Barça, nos ha dejado tirados, ha conspirado contra Heynckes, ha sido rencoroso con Tito y ahora tendrá que tragarse los éxitos del Bayern como un caramelo envenenado que ojalá le lleve al fracaso me parece algo tendenciosa.
¿Y el fichaje de Neymar? Aún no es oficial. ¿Y la sotana azulgrana, solidaria, qatarí y de Nike que luce el monumento a Colón, con su cabeza erosionada por las cagadas de pájaros? ¿Es una operación publicitaria que consagra el espíritu de una ciudad que quiere rentabilizar una iconografía que piensa más en los visitantes que en los locales o un acto de normalidad en el uso recreativo (maratones, rúas, marcas) del espacio público? ¿Y la segunda equipación cuatribarrada? ¿Es la afirmación oportuna de una identidad, una provocación o, como me comentaba un amigo con mucho criterio, una redundancia folklórica parecida a ilustrar con la bandera catalana las mesas de venta de rosas y libros por Sant Jordi o las bolsas de azúcar de los restaurantes? ¿Y del Espanyol-Barça de ayer, qué quedará? La sensación de intrascendencia, la crispación de una parte del público y los goles, espléndidos, de Alexis y Pedro.

Messi y los pequeños detalles… por ESTEBAN MONEO

Dicen que es más fácil ver la paja en ojo ajeno que la viga en el propio, por ello quizás por una vez, y digo sólo por una vez porque ya está bien de estar siempre mirando lo que hace el eterno rival, deberíamos de observar los errores que han incurrido durante estos últimos años, los que nos hemos hartado de criticar, para ver la paja y desde ahí, sacarnos la viga de nuestro propio ojo.
El primer año de Mourinho fueron a remolque del Barça. Apretaron, forzaron y no lo consiguieron. En Champions fue aquello de Pepe y Alves. Sin embargo su juego no fue como debería, séptimo de caballería y pegada, juego de equipo pocos visos y mucho Cristiano. En el segundo año, la cosa cambió. Desconexiones culés en partidos de los denominados donde se ganan las ligas y el Madrid, con muchisimo más juego, más equipo, sumado a un año espectacular de Cristiano, rodillo en Liga y exceso de confianza o mala suerte en Champions.
En este tercer año, situación inversa a la pasada en Liga. Los blancos empezaron la Liga desconectados, algunos tristes, en esos campos que te dan los puntos, lo que produjo un abandono de la Liga, sin la dichosa tensión competitiva que permite poder engancharse, ni quererlo y lo que es peor proclamarlo. Por parte blaugrana, record de todo hasta diciembre para recuperar lo perdido en el año anterior. Medio proclamado Campeón en febrero sumado a la baja médica del entrenador supuso perder esa tensión que te lleva a estar o no estar en los momentos adecuados. Desordenes médicos, operaciones sin programar, salir del corsé, idas y vueltas de lesiones a conveniencia, ganar con lo justo y pérdida total de esos pequeños detalles.
Se ha ganado la Liga y como tal hay que celebrarlo, no se gana todos los años. Convendría dar una vuelta a estos últimos años, observar cómo se consiguieron los éxitos, cómo han perdido otros enredados en discusiones mucho más allá del puro aspecto futbolístico e incluso cómo y por qué la temporada pasada se dejaron llevar en determinadas ocasiones y al finalizar no se tomaron decisiones. Resolver los problemas de vestuario, sin excusas arbitrales o de mala suerte y la vuelta a esos pequeños detalles que no te harían necesitar sacar a tu estrella, aunque sea cojo para poder remontar a un Betis como si fuese el PSG, son necesarios para volver a la senda del triunfo.
Los problemas del Barça no son Neymar o Lewandosky, ni Hummels o Thiago Silva. El problema y la solución al mismo tiempo es volver a “los pequeños detalles” que estos años te han hecho triunfar. Volver a esa velocidad, esa presión, esa colocación milimétrica en el engranaje de todas las piezas como si de un proyecto de ingeniería se tratase, de volcar el campo hacia una portería o morder desde el minuto 1 como si todos los partidos, incluidos los amistosos, fuesen la vuelta contra el Milán. Sin todo eso, se puede ganar una Liga o una Copa porque tienes al mejor jugador del planeta, pero no se volverá a ser el mejor equipo del mundo y mucho menos de la historia.
Por cierto, la historia es historia, convendría respetarla unos y otros, en vez de estar manoseándola a su antojo y conveniencia.