Palmerín, la mascota del Betis, deja el puesto por culpa de la crisis

Palmerín, la mascota creada con motivo del centenario del Betis, también sufre la crisis. El actor que le daba vida, Rafael García, ha renunciado al disfraz para centrarse en su puesto de camarero, el trabajo que le da de comer.

García compaginaba su trabajo con el hobby –con contrato en el último año— de distraer a mayores y niños. Pero un cambio de organización en su cafetería le ha llevado a renunciar a éste último. Palmerín seguirá animando a la hinchada, aunque con otro intérprete, según apunta el ABC de Sevilla.

Joao Félix