«Para ganar allí había que ser muy fuertes, inteligentes y solidarios»