Pecados prohibidos de La casa de las flores que Netflix no consiguió vetar

Su tercer temporada acabó de estrenarse y ya sus seguidores han revelado grandes sucesos

La serie mexicana de la plataforma digital de Netflix, ‘La casa de las flores‘, le ha brindado a todos sus seguidores ya tres temporadas con increíbles actores y una producción intachable por parte de Manolo Caro. El 23 de abril se estrenó la tercer temporada y en su trailer oficial vimos la vida de Paulina de la Mora en la cárcel y el regreso de la abuela a la casa familiar, que alternarán con escenas ambientadas en 1979.

La serie de comedia ‘La casa de las flores‘ es una de las historias más queridas por la audiencia de América Latina y del mundo, que muestra a un grupo de personas que van perdiendo poco a poco aspectos importantes de la vida, en especial la unión familiar, y que, la tercera temporada, solo regresando al pasado podrán cerrar sus heridas.

Por eso, la primera temporada impactó a todos los que quisieron estrenarse viéndola, la segunda sembró algunas dudas y demostró que la ausencia de Verónica Castro pesaba mucho en el desarrollo de la serie, ahora con esta tercer temporada de 11 capítulos iniciaron con la presencia de Paulina en la cárcel y por supuesto muy desconsolada por su nueva vida llena de monotonía y fuera de glamour.

Sin embargo, uno de los aciertos de esta tercer temporada fue ver a la matriarca del clan en forma de flashbacks contando su vida a finales de los 70, cuando conoció a Ernesto y formaron una familia. Estos retrocesos funcionan como un continuo guiño a los personajes de la serie en la actualidad: desde la puritana vecina de la familia protagonista, al psiquiatra que habla con calcetines como si fuesen marionetas.

En esta tercera temporada repiten también los hermanos León, Paco dando vida a María José, la mujer de Paulina, y María bordando el papel de Purificación, la desquiciada cuñada obsesionada con su hermana, además, Purificación deja ver su lado más obsesivo sin pudor ninguno, incluso esta situación se ha elevado aún más en esta tercer temporada. 

Para quienes han seguido y se prepararon para la serie lo único que se puede decir, es que en esta parte del relato se nota que el desenfreno, los enredos y la caricatura con la que Caro y sus actores quieren mostrar esa batalla entre lo que se es y lo que se pretende ser, es más sólida y va a un buen ritmo.

Cuéntame Antonio