“¿Pedro, qué pasa, por qué ya no juegas?”