Pep Guardiola se abrazó con Jordi Roura en el banquillo del Barça