Picardía de Moi en La Ruleta de la Suerte engaña a Jorge Fernández

El presentador descubrió el presunto engaño del participante, pero al final descubrió la verdad 

Este pasado martes, Moi se ha convertido en el protagonista de La Ruleta de la Suerte cuando ha jugado al despiste con el público, sus compañeros y el propio Jorge Fernández sobre un panel que parecía resuelto pero que él no daba por acabado. Sin duda, un momento muy emocionante.

Y es que este famoso programa sigue sorprendiendo a sus espectadores con concursantes capaces de tomar decisiones inéditas después de tantos años. Hace pocos días, su presentador alucinaba con una participante “francotiradora” que iba directa al dinero que quería y anteriormente con un despiste catastrófico que dejaba sin bote a otra de ellas.

Moi en la Ruleta de la Suerte
Moi y su engaño en la Ruleta de la Suerte

Las propias compañeras del concursante se asombraron con el panel que se tenía que descifrar 

Como ya habíamos dicho, un joven llamado Moi empezó asombrando al presentador y hasta a sus propias compañeras. Cuando el concursante del día llevaba acumulados 600 euros en el marcador y tenía frente a él un panel casi resuelto, al que solo le faltaban 6 letras por descubrir decidía seguir tirando. 

“Si no lo ves tiramos otra vez”, comentaba Jorge y él corregía, “sí lo veo pero hemos venido a jugar”. Algo que chocó a Fernández que le advirtió que era “un panel de 1100 euros ya” pero a Moi eso “le dio igual” y gritó: “¡Hemos venido a jugar!”. 

Por sus palabras, Moi fue el verdadero protagonista de La Ruleta de la Suerte

Con el público coreando continuó arriesgando hasta en tres ocasiones más, quedándose cerca del “pierde el turno” y la “mitad”. Momento en que Jorge entendió que el concursante lo hacía “no porque sepa el panel y quiera tirar más, sino porque no sabe el panel”. Una conclusión que también sorprendió a sus compañeras.

Moi, que anteriormente había asegurado que sí sabía el contenido del panel, acababa confesando que no. Y cuando ya estaba claro el panel volvió a tirar. “¡Estás muy chalado tú!, bromeaba el presentador. Hasta que finalmente dio con todas las letras que faltaban: “No podría ni en mil veranos cansarme de ti”.

Amenábar Resistencia