‘Pichichi’ Thievy, en la cresta de la ola