Piden despido inmediato de Jordi Évole por dar voz al negacionista Bosé

El debate que no tiene fin, ¿se debe tener en cuenta las opiniones de quienes no creen en la pandemia?

En plena época de crisis sanitaria, nace otra polémica si es democrático darle voz a algunas personas que no creen en el virus, o por el contrario, si dar la visibilidad a los negacionistas es mala idea, eso es lo que ocurrirá en el programa de Lo de Évole cuando el periodista reciba al máximo portavoz del negacionismo, algunos ya piden el despido del comunicador.

La visita de Miguel Bosé al programa de La Sexta traerá consigo una serie de reacciones tanto positivas como negativas. Por un lado están quienes apoyan su campaña negacionista. Por el otro están los que creen en la pandemia y ya han perdido varios seres queridos a causa de esta. Aquí daremos un punto de vista de lado y lado.

despido Évole
La entrevista de Évole a Miguel Bosé está segmentada en dos partes, en una se habla del negacionismo, en otra de la vida artística del invitado

El lado positivo de la entrevista entre Évole y Miguel Bosé y los argumentos para el no despido del comunicador

Desde aquí partimos de un derecho fundamental en casi todo el mundo y es el de la libre expresión. El programa de Jordi Évole se encarga de ello, de darle voz a toda persona, no importa su visión, su postura política, su religión o sus creencias. El derecho fundamental de expresión es lo que mueve el debate universal y nuestro periodista está sujeto a esto.

Es interesante escuchar una postura que no cree en la pandemia y que tiene argumentos para demostrar que el Covid 19 es una estrategia. Algunas personas entrarán a debatir si dichos argumentos son solidos o son solo una maraña de comentarios conspiranoicos. El hecho es que la participación de estas personas negacionistas es clave para empezar el debate.

En lado negativo de la entrevista y quienes piensan que Évole es un cómplice más del negacionismo

Como todo tema controversial existe la contraparte, y en este caso están los que creen que es una mala idea darle protagonismo a estas personas. Que solo fomentan la desinformación y alientan a la gente a una desobediencia civil. En plena época de vacunación, una entrevista como esta puede ser determinante y más en gente que tiene poco criterio emocional.

Sin embargo un grupo de personas más reducido, analizan la entrevista de Évole y Bosé como una treta para infundir más escepticismo en las personas. Acusan al comunicador de mezclar temas y no separar el tema negacionista ni el de la vida personal y artística del invitado. Blanqueando así el discurso que niega todo rastro y presencia del virus.

Boom Libérrimos