Piqué retrata a un crack del FC Barcelona tras el ridículo contra el Athletic

Nada más acabado el partido, una acalorada discusión entre Piqué y Dembelé se apoderó del vestuario del FC Barcelona

El debut en Liga para el FC Barcelona no fue el esperado, no correspondió ni a lo visto en la pretemporada ni mucho menos a los intérpretes puestos en cancha. Con saldo negativo por ese gol al último minuto de Aduriz, la situación en el Barça apenas comenzaba a calentarse, pues el capitán de turno, Gerard Piqué, encontró un culpable y no dudó en reclamarle airadamente.

Habrá que detener la jugada, es una escalada por la banda por parte de Ander Capa, quien con libertad absoluta supera a Jordi Alba para meter un centro medido que acabó con la esperanza culé. Al parecer de Piqué, Ousmane Dembelé debió ser un poco más vehemente en la marca, perseguir al lateral y hostigar su salida para incomodar y colaborar en la tarea defensiva.

Gerard Piqué

Una vez se dio el gol, Piqué lo siguió con su mirada, lo ubicó, y le recriminó ante los ojos atentos del mundo, que veía como ese gran proceso de preparación iniciaba su exposición final con un traspiés. Mal momento para caer, y de la forma en que se hizo para un equipo plagado de estrellas y con una ambición enorme esta temporada.

Mensaje contundente, o Dembelé se pone las pilas, o se va

Se dice que en el vestuario la cosa no mejoró, el capitán le seguía reprochando la pasividad a un futbolista del que se espera más, y justo en estos momentos donde se encuentra en la cuerda floja por la presencia de su compatriota Griezmann y la posibilidad de Neymar de terminar firmando su contrato.

Evidentemente si hay alguien junto a Messi y Suárez que tenga voz directa e implicaciones sobre Bartomeu es Piqué, por lo que no pasará desapercibido el momento, ya que de seguir así, a Dembelé se le podrían acabar sus chances en el campo, relegando su lugar al banco o sencillamente se terminaría buscando una fórmula de salida mientras el calendario lo permita.

Dembele

Es un llamado de atención claro está, pero el mensaje es muy claro, el grupo y su entrenador buscan tener a todos sus elementos a plenitud de condiciones, no se pueden contemplar más despistes, y menos, ante rivales que a priori podrían suponer un nivel de exigencia menor en relación a los grandes.

© Copyright 2019 GOL digital ·