Planificación del F.C.Barcelona 2013-14: Un portero para el Barça… por MOREN

Desde hace años, el Barça sabe que el día del adiós de Víctor Valdés tendrá un problema. Lo tienen todos los equipos que se ven obligados a sustituir a un jugador que no sólo se ha adueñado del puesto, sino que con sus características lo ha definido dentro del imaginario del club. Eso es, precisamente, lo que ha hecho Valdés durante los años en que ha defendido la portería azulgrana. Hoy, para casi todos, el canterano ejemplifica lo que debe ser el portero del Barça, y siguiendo esta línea,  el objetivo para substituirle será buscar al guardameta más parecido. Punto de partida erróneo. Cierto es que el encaje de Víctor en el Barça ha sido perfecto hasta el punto de parecer que el puesto se hizo a medida para él, pero el club debe localizar aquellos atributos verdaderamente esenciales. Aquellos que, más allá de la singularidad de cada jugador, sean indispensables en el modelo de juego que proponen los azulgranas.  En poco se parecen Jordi Alba y Abidal, pero ambos casan con la idea base. Como Márquez y Puyol, Pedro y Henry, o Iniesta y Luis Enrique.Por suerte para el club, las dos últimas temporadas de Valdés lo han puesto más fácil. Hoy se puede decir que es una debilidad, y eso lo hará más sencillo para el nuevo. Entrar en el lugar del Valdés 2010-11, no es lo mismo que hacerlo en el del actual.Antes de todo eso, sin embargo, debe valorarse la situación a día de hoy. Víctor Valdés ha anunciado que no va a renovar su contrato con el F.C.Barcelona que expira en junio de 2014. Se abren dos posibles escenarios. Que Valdés siga en la plantilla hasta entonces o que se opte por buscar una salida este mismo verano. Sea cual sea el desenlace final, para la 2013-14 el Barça debe incorporar un portero. Incluso, en caso de que Valdés abandone el club al final de esta misma temporada, hay quien considera -como el compañero wikipeix- que el Barça debería fichar dos guardametas, debido a la dificultad de la empresa que se les plantearía. No es una alternativa descabellada. De hecho, teniendo en cuenta la edad y situación de Pinto, sea cual sea la línea seguida este año, el club debe marcarse como objetivo de cara a la temporada 2014-2015, contar con una nueva pareja de guardametas.A la hora de definir el perfil, lo primero que se nos viene a la cabeza es el juego con los pies. No hay duda de que es un aspecto interesante para un equipo que prima el salir jugando desde atrás como el Barça. Sin embargo no es imprescindible. Existen infinitos mecanismos de salida distintos, y del mismo modo que en su día la salida pasó de pivotar sobre Rafa Márquez a hacerlo sobre Xavi Hernández, el peso del guardameta en esta fase del juego puede variar también. De hecho, el equipo cada vez recurre más al envío largo, por lo que quizá sea interesante buscar un perfil de portero que pueda sacar ventaja desde ahí.Lo verdaderamente imprescindible para un portero del Barça es su capacidad para jugar fuera de su portería. No necesariamente reencarnar la figura del libero, pero sí sentirse más o menos cómodo cuando tiene que abandonar su teórico hábitat natural. Desde que la pérdida de confianza de Valdés le está convirtiendo en un portero menos valiente en las salidas, este aspecto está castigando notablemente al Barça. Curiosamente, algunos de los nombres que más suenan, como Guaita o De Gea, tienen su principal handicap ahí.Para el conjunto azulgrana, contar con un guardameta adelantado, le supone poder equilibrar una situación de la línea defensiva avanzada. Tanto a nivel futbolístico como anímico, porque pocas cosas minan más la moral de un equipo que recibir ocasiones con facilidad. La presencia de un portero que salga fuera de su portería, pues, permite que las mismas situaciones no lleguen a convertirse en oportunidad de gol. Por mucho que el resultado final pueda ser idéntico, no es lo mismo sobrevivir a una situación de peligro que impedir que ésta se dé.Otra cualidad que la secretará técnica debe valorar como muy interesante a la hora de buscar un nuevo portero, es su habilidad para imponerse en los balones aéreos. No descubrimos nada si decimos que el Barça es débil defendiendo por arriba, principalmente, porque apenas Piqué es un activo en estas situaciones. En este tipo de jugadas, pues, la figura del guardameta debe erigirse como solución. Ni que sea por una cuestión de centímetros. Con sus manos, el portero podrá llegar donde ninguna cabeza de un compañero puede, y equilibrar la diferencia de altura que habrá respecto a los rematadores rivales. Ningún jugador del Barça puede tener superioridad por alto sobre -por ejemplo- Vidic, salvo el portero.La cuestión de la portería era un momento que tarde o temprano iba a llegar, y lo que ha hecho Víctor con su decisión, ha sido ponerle fecha. El Barça debe enfrentar el reto de reemplazar a Valdés, y no contentarse con una solución pasajera. Suficientemente delicado es el ejercicio como para tener que repetirlo cada dos años. Se debe buscar afianzar otro guardameta que pueda defender el arco culé durante los próximos años. Hasta el próximo viernes, pues, en el blog analizaremos algunas de las opciones que la dirección deportiva podría manejar para encontrar el relevo de Víctor Valdés. Serán, en su mayoría, guardametas más o menos jóvenes, que acrediten ya una cierta experiencia -hay un caso especial que no- y que puedan crecer como futbolistas en el Barça. No se busca al nuevo Valdés, se busca un portero para el Barça.Cuando hablamos de un portero, en la mayoría de casos lo hacemos para designar al encargado de atajar los disparos del rival. Situado bajo palos, parece una isla desligada del resto de jugadores, hasta el punto que en la mayoría de casos ni aparece cuando se mencionan las disposiciones tácticas de los equipos. El portero, seguramente, sea la pieza más infrautilizada en el fútbol. Por norma, nos olvidamos que un guardameta se define por ser un jugador como cualquier otro, pero que, además,  puede tocar el balón con las manos dentro de su propia área. El portero es un privilegiado. Puede hacer lo mismo que los otros jugadores y además utilizar las manos. En cambio, sucede que en la mayoría de casos el meta se limita a eso, a utilizar las manos, convirtiendo lo que debería ser una ventaja en una limitación. Hay diez que juegan y uno que ataja, cuando se tiene la posibilidad de utilizar a once jugadores para incidir en el juego.MOREN / EUMD
¿Quieres compartir la noticia?
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on facebook
Ultimas noticias en Elgodigital
El CD Tenerife acelera fichaje antes de que el Girona se quede sin Stuani
Tapón goleador del Granada CF catapulta fichaje al Rayo Vallecano
El fichaje del Cádiz CF que se va sin debutar siquiera