Por Álvaro, la cláusula