Preguntan a Pedrerol si las exclusivas son de François Gallardo desde la cárcel

Muchos espectadores de El Chiringuito no entienden el origen de algunas informaciones

El Chiringuito ha triunfado con un formato que más parece el Sálvame de Telecinco que un programa de deportes. Pedrerol se ha ganado a pulso ser uno de los comunicadores de moda gracias a las exclusivas que tanta expectación levantan. Sin embargo, algunos espectadores o seguidores de las redes sociales de El Chiringuito, tienen muchas dudas.

Porque muchas veces son tan locas que es difícil creer que no se traten de una broma. Sobre todo lo que no toleran los espectadores es la nueva moda de jugar a periodistas. Porque Cristóbal Soria o Jota Jordi llegan con exclusivas que logran gracias a sus buenas relaciones con futbolistas.

Pedrerol exclusivas
Cristóbal Soria en El Chiringuito

Las exclusivas que gustan a Pedrerol

Pero claro, estas exclusivas también fallan cuando no tienen una base lógica. Porque al no ser periodistas, muchas veces sueltan como exclusivas conversaciones que se tienen de forma informal y que ellos creen que tienen que contar. Pedrerol da por buenas dichas exclusivas porque lo único que importa es la audiencia.

Pero todo tiene un límite. Decir que Ramos y Messi se van al PSG, o que al mismo tiempo llegue Lobo carrasco y asegure que Neymar y Messi jugarán juntos en Barcelona otra vez… son cosas que cabrean a los espectadores. Son muy difíciles de creer esas informaciones. Y rara vez aciertan.

François Gallardo, o sino desmiéntemelo

Tanto es así que desde las redes sociales han llegado a criticar las exclusivas de Pedrerol de una forma que llama la atención. “Parece que las exclusivas las sigue dando François Gallardo desde la cárcel”, asegura un tuitero que no da crédito a tanto triple sin fundamento.

Hay que recordar que François Gallardo desapareció de la noche a la mañana de El Chiringuito y nadie dio explicaciones. Algunas irregularidades en sus negocios han terminado con el tertuliano condenado. Su “y si no, desmiéntemelo” pasará a la historia como algo desternillante y no precisamente periodístico.

Chiringuito novia