Cuando todavía andamos a vueltas con la huera discusión de si Bob Dylan se merece o no el premio Nobel de Literatura (lo hecho, hecho está…), valga decir que la relación de Dylan con el deporte no va más allá de su fascinación por el boxeo y por la figura de Rubin Hurricane Carter, boxeador que estuvo casi 20 años en la cárcel por tres crímenes que no cometió, motivando su imperecedera canción:

Disparos de pistola resuenan en la noche en el bar
Llega Patty Valentine desde el piso de arriba
Ve al encargado en un charco de sangre
Grita: “¡Dios mío, los han matado a todos!”
Aquí viene la historia del Huracán.
El hombre al que las autoridades culparon
De algo que nunca hizo

Pero esta es otra historia que quizá contemos algún día… Lo que hoy me demanda es el Premio Nobel como concepto global y su relación con  el Deporte. Se ha llamado premio nobel oficioso del deporte a los Laureus o al Premio Princesa de Asturias de los Deportes, pero no existe un Premio Nobel del Deporte como tal.

Lo que sí existe una relación entre el Premio Nobel y el fútbol. Una hermosa relación que se fragua al fuego lento de las cosas que realmente importan, porque a fin de cuentas el fútbol no deja de ser un instrumento, que como la poesía, sabiamente manejada puede convertirse en una eficaz arma cargada de futuro.

En Latinoamérica la tasa de homicidios alcanza a 27 personas de cada 100.000, llegando a cimas como la de El Salvador que tienen la peor tasa de criminalidad del mundo: 103 homicidios por cada 100.000 habitantes ( donde se recogen entre 10 y 12 cadáveres al día; para hacernos una idea, si hablamos de un país de poco más de 6 millones de habitantes, es como si en España asesinaran a 28.000 personas para igualar la tasa salvadoreña, y en España “apenas” se sobrepasan los 300 al año).

 Bolivia no está entre los países más violentos de Latinoamérica, pero su tasa anual de criminalidad, medida en cantidad de homicidios por cada 100.000 habitantes, creció cerca de un 70% en la pasada década, llegando el pasado año hasta un 10,8/100.000. No podemos olvidar que al ser Bolivia un país productor de hoja de coca, fabricante y exportador de cocaína, este factor late en el aumento de la criminalidad. 

Uno de los puntos calientes de Bolivia se encuentra en Santa Cruz de la Sierra donde esos porcentajes se elevan, y donde falta de igualdad, tráfico de drogas y cultura de la violencia imperan. Santa Cruz fue tristemente famosa entre los años 1982 y 1991, años en los que se erigió como epicentro del narcotráfico: sus calles fueron escenario de luchas entre mafias, siendo comparada con Cali, por la impunidad de sus delincuentes y el auge del terrorismo urbano. Una de las muertes más señaladas de esa época fue la del ecologista, biólogo y científico Noel Kempff Mercado, quien murió en compañía de su piloto y otros biólogos españoles.

Dentro de esa espiral nació en la ciudad más población, violencia e inseguridad de Bolivia, desde la modestia, junto al cementerio conocido con el inquietante nombre de La Cuchilla, en 1978, la escuela de balompié Tahuichi. Poco a poco esta escuela fue creciendo hasta llegar a día de hoy a reunir cerca de 3.000 chavales, que diariamente tratan de regatear o de escaparse por la banda de su pan de cada día regado de alcoholismo y enharinado de droga y violencia juvenil. Sirva como muestra que desde 1996 organizan el Mundialito sub-15 Paz y Unidad, que en su primera edición ganó el Real Madrid y cuya copa levantó Iker Casillas.

Y es que esta academia, además de diversos galardones (Embajadora de Buena Voluntad de la ONU en 1993, premio Fair Play International en 1995 y medalla de oro de la FIFA en el año 2000), ha sido nominada en seis ocasiones al Premio Nobel de la Paz como reconocimiento a su labor social.

Bolivia es un país humilde que ha dado figuras de la talla moral de Rigoberta Menchú, y que sin duda estará orgullosa de un proyecto que merece ser reivindicado, demostrando que el fútbol, bien manejado, y por encima de negocio y oropel, puede ser un lenguaje universal de paz, de concordia y de oportunidad y alivio para los que más lo necesitan.

Escrito por:

Carlos Enrique Rodrigo López
¿Quieres compartir la noticia?
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on facebook
Ultimas noticias en Elgodigital
La dieta de Cristiano Ronaldo para seguir siendo el mejor a los 35
Estalla en las narices del Betis próximo fichaje del Sevilla FC de Monchi
El Valencia CF quiere adelantar al Sevilla FC por el próximo Modric