Presentadora descarriada en Todo es mentira acongoja a Risto Mejide

Toñi Moreno muestra su lado más personal

Todo es mentira ha contado con una cara muy conocida de la televisión. El programa de Risto Mejide ha contactado con Toñi Moreno, presentadora de Mujeres y hombres y viceversa que ha contado cómo está viviendo el confinamiento. Durante la conversación, Toñi Moreno ha mostrado su lado más personal y ha desvelado su mayor preocupación.

Como es habitual en las últimas semanas en todos los programas de televisión, Todo es mentira ha contactado con Toñi Moreno por videollamada. Desde su casa, donde se encuentra con su hija de dos meses y medio, la presentadora ha contado como se organiza para realizar todas sus labores siendo madre.

Para ello, Toñi Moreno se organiza y acude a comprar todo lo necesario una vez por semana. Además, en sus redes sociales, Toñi Moreno se ha mostrado muy sentimental por todo lo que está causando la crisis sanitaria y ha dejado ver su lado más personal. De esta forma, la presentadora ha declarado que le preocupa que la crisis sanitaria saque lo peor de cada persona.

Del mismo modo, también ha confesado que le está costando estar en casa y que echa mucho de menos su trabajo, el cual ha calificado como uno de los pilares de su vida, junto con su hija, la familia y los amigos. También ha revelado que piensa que se está perdiendo como periodista, después de haber viajado a África cuando ocurrió la crisis del ébola.

Pero la parte más emotiva ha llegado cuando ha hablado sobre su hija, lo más importante de su vida tal y como ha comentado Toñi Moreno, visiblemente emocionada. Asimismo, ha desvelado que una vez acabe el estado de alarma lo primero que hará es visitar a su madre, que se encuentra en Sanlúcar de Barrameda.

¿Quieres compartir la noticia?
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on facebook
Ultimas noticias en Elgodigital
La desfachatez en la comercialización de Vodafone llega al colmo
Giro rotundo en Élite crea nuevo peligro en Las Encinas
Ojo con Bankia que te cosen a comisiones con solo pisar una oficina