Problema de difícil solución en la UD Las Palmas para optar al ascenso

Gran dilema para el grupo completo, que para satisfacer a su gente debe empezar a mover sus fuerzas en ese sentido

En la UD Las Palmas existe un problema de gran eco a nivel histórico que bien podría verse reflejado en el resultado de este curso en la búsqueda de su ascenso. Tal y como lo señalan algunas voces autorizadas, gran parte de las falencias tienen que ver con el déficit de puntos fuera de su estadio, un problema enorme que data de muchos años atrás.

Lolo Escobar que es el actual entrenador del Mirandés destaca que para poder optar a estar en esa zona de privilegio, cualquier equipo debería como mínimo acomodarse entre 8 y 9 triunfos fuera de su feudo. Lo han hecho los que han conseguido este propósito siempre, y debería ser la clave para ellos en este instante.

Jugadores de la UD Las Palmas celebrando una anotación

No lo han hecho antes y deben revertir ahora, esto es lo que debe hacer la UD Las Palmas si quiere atar el ascenso

El momento es este, y tal como ha dicho el entrenador, a la UD Las Palmas le condena ese punto. Dentro de su escenario da gran espectáculo, gana, pero una vez sale no solo pierde, sino que cuando lo hace la mayor cantidad de veces es goleado. Para ello deben patear el tablero, y emitir un concepto de rebeldía que bien podría ser el causante de otras respuestas.

De hecho los antecedentes lo determinan, y antes de conseguir el ascenso se dio este punto. Fue entre la 2012/2015, cuando encadenó 7, 8 y 7 triunfos en esa condición. El resultado es el que ya todos conocen, y desde ahí no más volvió a ser un tema de consideración. De hecho el más reciente antecedente dice que en la temporada pasada solo 3 triunfos marcaron esa estadística, siendo un margen pobrísimo para ellos.

Un mal endémico que sigue azotando a través del tiempo

Una cosa es dentro y otra fuera, pero no es ni siquiera el efecto deportivo, es netamente mental. Muchos han criticado la postura de su entrenador, conservador y menos propositivo, pero al final pasa siempre. Este curso ya ha salido en dos ocasiones, y el resultado es un empate y una derrota.

Sumar siempre va a ser bueno en la medida que el juego corresponda a una muestra de trabajo. Pero por más que se muestran las respuestas no equilibran la balanza. De momento el equipo sigue, trabajando arduamente en busca de mejorías. Por si fuera poco cedió puntos en su casa la última jornada ante el Ibiza que los ha dejado mal parados; veremos.

Alberto Moleiro