¿Qué pasa tras Múnich?