Queens of the Stone Age, como un reloj