Quintero tensa la cuerda en Servir y proteger para obtener pruebas

Miralles aún se siente culpable por lo que sucedió con Iván 

A pocos días que se acabe esta semana para Servir y proteger las historias están cada día más interesantes y mucho más ahora luego que Quintero tiende una trampa a Vega para conseguir pruebas contra ella. Una situación que pone todo más complicado y que los seguidores no se quieren perder.

De este mismo modo, ha llegado a las pantallas de los seguidores el episodio 1087 de Servir y proteger. Allí todos han sido testigos de cómo Iván, continúa en el hospital y sin mostrar ningún avance de recuperación. Yolanda y Carlos trabajan a todas horas para encontrar a la persona que intentó arrebatarle la vida.

Vega
Vega sigue tras la pista de Quintero, aunque se ha llevado una sorpresa

La policía de Distrito Sur ha empezado a dudar de las palabras de Miriam 

Para ello cuentan con la ayuda de Miriam, ya que es la última persona que vio a Iván antes del ataque. La joven se muestra afectada por lo sucedido frente a Carlos y Yolanda. Sin embargo, los policías de Distrito Sur dudan de su testimonio. Creen que oculta algo y están dispuestos a descubrirlo.

Argos, después de que Miriam fallara en su intento de quitarle la vida a Iván, ha comenzado a buscar la forma de evitar que la policía recupere el vídeo original del parking. Recordemos que es la única manera que tienen de descubrir quién es el asesino de Abad. Ahora preguntan si conseguirá su objetivo.

La información de Quintero en Servir y proteger ha sido clave para la investigación 

De lograrlo, aunque Iván despertarse y diera a conocer la información, la policía no tendría ningún tipo de prueba. Lidia, después de haber visto a Diego dar la charla en la comisaría de Distrito Sur, ha comenzado a interesarse por su vida. Poco a poco los dos comienzan a entablar una muy buena relación.

Por último, Jota, cumpliendo con las órdenes que le ha dado Fernando Quintero, ha otorgado información falsa a la inspectora Vega. Todo tiene una estrecha relación con una presunta transacción de armas. Eduardo, por si fuera poco, aprovecha la ocasión para volver a chantajearla exigiéndole una gran cantidad de dinero.

Berlín Casa Papel